Slider

Parlamento europeo equipara el comunismo y el nazi-fascismo

Parlamento europeo equipara el comunismo y el nazi-fascismo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Comunicado de AWMR Italia – Asociación de Mujeres de la Región del Mediterráneo

Indignación y profunda preocupación plantea en nosotras la «Resolución sobre la importancia de la memoria europea para el futuro de Europa», que fue aprobada por el Parlamento Europeo, 19 de de septiembre de 2019, con el voto convergente de la derecha reaccionaria y los llamados liberales «progresivos» (535 votos a favor, 66 en contra y 52 abstenciones). En primer lugar, debido a que es un traidor y vergonzoso intento de revisar y manipular la historia de Europa, igualando el comunismo al nazifascismo, en vista de la legitimación y la extensión a toda la Unión Europea del anticomunismo institucional que ya está vigente en algunos países de Europa Oriental; segundo, porque plantea inquietantes premisas para posibles involuciones de la escena política en la Unión Europea.

Hay muchas buenas razones para condenar enérgicamente y rechazar esta resolución. Y echemos un vistazo a los más relevantes.

La resolución, que tiene la pretensión de volver a fundar la memoria europea, está construida sobre falsas premisas históricas y está llena de reclamos infundados, omisiones deshonestas y remociones hipócritas. Se establece, de hecho, que la causa de la segunda guerra mundial, que devastó Europa, no fue el pangermanismo de Hitler, piedra angular de la ideología nazi, sino el pacto de no agresión entre Alemania y  URSS, firmado en Mónaco el 23 de agosto de 1939. Con una inversión inaceptable de una verdad histórica, la resolución ignora lo que pasó mucho antes de ese pacto y las razones que lo determinaron. Nada se dice de los planes de agresión nazis contra Checoslovaquia, bien conocidos desde 1937 por las potencias de Europa occidental, que sin embargo prefirieron adoptar la política culpable de appeasement, es decir, acomodarse con Hitler. No se dice que ya en 1938 Francia, Gran Bretaña e Italia fascista habían acordado en Mónaco vender los Sudetes al Tercer Reich, a expensas de Checoslovaquia . No se dice que en esa ocasión y en otras ocasiones, Gran Bretaña y Francia rechazaron la propuesta de alianza de la URSS para defender los territorios amenazados por los nazis, y para evitar el estallido de la guerra. Se omite por completo la culpable subestimación de la amenaza nazi por parte de los gobiernos europeos y estadounidense, a lo largo de la década anterior a la Segunda Guerra Mundial, incluidas las simpatías en la monarquía británica y en la burguesía europea y norteamericana hacia el Tercer Reich, que fue considerado «útil» en una clave antisoviética. Esto se documenta ampliamente en los libros de historia: ¡los autores de la resolución y los que votaron por ella deberían estudiarlos!

Se establece, de hecho, que la causa de la segunda guerra mundial, que devastó Europa, no fue el pangermanismo de Hitler, piedra angular de la ideología nazi, sino el pacto de no agresión entre Alemania y  URSS, firmado en Mónaco el 23 de agosto de 1939.

Igualando el comunismo y el nazismo, la resolución insulta la memoria de los millones de mujeres y hombres (comunistas, socialistas, demócratas y liberales) que lucharon  lado a lado  en las filas de la Resistencia Europea contra del nazifascismo. No solo se oculta el papel decisivo de la Unión Soviética en la derrota del nazifascismo, sino que también se silencia el protagonismo de las fuerzas comunistas en la resistencia europea contra el nazifascismo. Además, se insta a los gobiernos a borrar todos los rastros de esta historia de los monumentos y programas educativos y libros » de todas las escuelas de la UE». Una verdadera damnatio memoriae que nos indigna y nos preocupa profundamente.

Falsedades ideológicas se encuentran dispersas en la resolución, por el uso y consumo de una narrativa propagandistica de los procesos de integración europea, en clave totalmente anticomunista. Entre otras cosas, se dice que, después de la división de Europa en bloques contrapuestos, «los países sujetos a la influencia de la Unión Soviética siguieron privadas de libertad, la soberanía, la dignidad, los derechos humanos y el desarrollo socioeconómico».

Esta es una lectura sesgada que ignora, solo para dar un ejemplo, el hecho de que las revoluciones socialistas en la Unión Soviética y en los países de Europa oriental crearon las condiciones más avanzadas para la  emancipación de la mujer; y que los logros sociales de las mujeres en esos países han constituido un impulso formidable para la afirmación de los derechos productivos y reproductivos de las mujeres también en Occidente. La contribución a las luchas de liberación de los pueblos del antiguo colonialismo europeo también se ignora, así como la promoción en el contexto de las Naciones Unidas, de los derechos de las naciones en desarrollo y los de las clases trabajadoras y las mujeres. Es suficiente recordar, como ejemplos, la propuesta y la aprobación del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales en 1966 y la Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer de 1979 , que eran , y siguen siendo, una referencia para la legislación europea y mundial. Y tambien la propuesta y realización de las cuatro grandes Conferencias Mundiales de Mujeres (la última se celebró en Beijing en 1995), que abrió una nueva era en los esfuerzos mundiales para promover el progreso de la mujer en el mundo.

Más bien, debemos decir que estamos muy preocupadas por el revés que los derechos productivos y reproductivos de las mujeres han sufrido desde 1990 especialmente en los países de Europa oriental.

Parlamento europeo

La resolución dice que «para los países europeos que sufrieron la ocupación soviética y las dictaduras comunistas, la ampliación de la UE, que comenzó en 2004, representa un retorno a la familia europea y a la que pertenecen». La UE se describe como el paraíso de la democracia y las libertades, olvidando el precio de sangre y lágrimas que pagaron las clases trabajadoras: en la migración interna; en la dura represión de las luchas sociales y por el trabajo en los años de posguerra; en las políticas de exclusión y discriminación hacia los partidos y movimientos comunistas y de izquierda. Se olvida el uso desviado de los servicios secretos durante los años de terrorismo; las viejas complicidades con la sangrienta represión anticomunista en la Grecia de los coroneles se olvidan, con los regímenes de Franco en España y Salazar en Portugal; la co-responsabilidad neo colonial e imperialista en África y América Latina, la complicidad con los regímenes del apartheid en Sudáfrica hasta 1990, y con lo que aún existe en Israel. La resolución reafirma la lealtad atlántica de esta Unión Europea, silenciando su participación letal en las guerras de agresión de los Estados Unidos y la OTAN en el Medio Oriente.

Tampoco la presencia de gobiernos como el de Orbán en Hungría, que practica el antisemitismo como herramienta de propaganda y criminaliza a los migrantes, parece ser un problema para este Parlamento Europeo. Y podríamos seguir y seguir. Todo el mal se oculta. Ni siquiera la sombra de una ocurrencia tardía aparece con respecto a todo esto, en la resolución que arraiga sus argumentos en la ignorancia y la parcialidad, la omisión y la falsedad.

En este punto nos preguntamos: ¿para quién y para qué es funcional esta resolución?  Si solo quisieran reafirmar la «condena de todos los regímenes totalitarios», hubiera sido suficiente hacer referencia a resoluciones anteriores ya aprobados en abundancia por el Parlamento Europeo. Pero como no se hace nada sin una motivación contingente, es en la situación actual donde debemos buscar explicaciones y respuestas. La resolución establece que «desde el principio, la integración europea fue una respuesta a la expansión de los regímenes comunistas totalitarios y antidemocráticos en Europa Central y Oriental”.

Está claro, por tanto, que esta resolución no pretende únicamente a la revisión de los acontecimientos del lejano pasado – la memoria es sólo una excusa – sino para introducir un nuevo elemento, que es la expulsión de cualquier referencia narrativa y simbólica a la participación política de las fuerzas comunistas y de izquierda en los procesos de construcción europea. La igualación de la esvástica con la hoz y el martillo tiene el propósito inmediato de extender la prohibición de los símbolos comunistas a toda la UE, como sucedió en algunos paises de Europa oriental. En esos países, la esvástica fue legitimada , en cambio , en el ámbito institucional, como en Ucrania. Esta resolución tiene la intención de establecer el terreno ideológico para la prohibición de los partidos comunistas y la persecución a aquellos que continúan refiriéndose a esos símbolos. ¡No lo permitiremos!

La igualación de la esvástica con la hoz y el martillo tiene el propósito inmediato de extender la prohibición de los símbolos comunistas a toda la UE, como sucedió en algunos paises de Europa oriental.

Parlamento europeo

Para golpear a la izquierda, finge atacar a la derecha. La resolución declara que también condena las ideologías racistas, fascistas y xenófobas y dice que están «preocupados» por su difusión en Europa. Pero, como sucede, fue votada por la derecha racista, misógina y xenófoba que se sienta en el parlamento europeo. Esto confirma, si alguna vez fuera necesario, que las denominadas ideologías populistas, «soberanistas», «primatistas» (con su conjunto de ideas misóginas, racistas y antihumanas) son perfectamente complementarias del neoliberalismo dominante en Occidente, como las dos caras de una sola medalla.

Llama la atención que en la resolución del Parlamento Europeo no se hace referencia a las Naciones Unidas. Si excluimos una sola mención, en el preámbulo, de la Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948, entonces no queda nada. Como si este Parlamento Europeo considerara inútil o, lo que es peor, ajeno a sus perspectivas futuras, cualquier referencia a la comunidad mundial representada en las Naciones Unidas. Como si esta Unión Europea estuviera planeando seguir el ejemplo aislacionista de los Estados Unidos de Trump, que, en su loca visión de America First, abrió hostilidades contra instituciones y tratados internacionales.

La resolución dice que es necesario «construir resiliencia europea a las amenazas externas modernas». ¿Quién amenaza a Europa desde el exterior? La resolución no lo dice abiertamente, pero la red de afirmaciones infundadas en las que se basa implica la recomposición de un enemigo imaginario contra el cual deberíamos volver a armarnos. Una nueva carrera armamentista ya está en el horizonte, la retirada de Estados Unidos del Tratado INF con Rusia y del tratado nuclear con Irán son la banda de rodadura. ¿Es este el mismo camino que los 535 eurodiputados nos proponen seguir?

La resolución que han votado tiene como objetivo profundizar la ranura entre esta Unión Euroatlántica y el resto del mundo donde los símbolos de las clases oprimidas aún son reconocidos y respetados. En el otro lado de la ranura hay países grandes como China y otros menos grandes, hay pueblos y hay personas  – millones y millones de hombres y mujeres –  que en cada país y en cada región del planeta confían sus deseos de paz, igualdad, justicia social y fraternidad internacionalista a los símbolos del martillo y la hoz o de la bandera roja  Esta resolución es una expresión de una visión atlantista más agresiva que nunca e imperialista que no busca en absoluto «una reconciliación basada en la verdad y la memoria», como dice hipócritamente, sino a abrir hostilidades contra hombres y mujeres que continúan luchando por su emancipación, autodeterminación y progreso , y por la paz. Por lo tanto, la condenamos y rechazamos.

Como mujeres europeas, queremos continúar creando la coexistencia pacífica entre los países, el progreso social, cultural y humano, la solidaridad con las mujeres y los hombres oprimidas y oprimidos en el mundo. Estas aspiraciones solo pueden fundarse en el respeto a la verdad histórica, en la lealtad de intenciones, en los sentimientos de solidaridad mutua: pero todo esto falta en este vil documento votado por 535 eurodiputados en Estrasburgo el 19 de septiembre de 2019.

Al condenarlo y rechazarlo enérgicamente, pedimos a las eurodiputadas y a los eurodiputados de izquierda y progresistas que votaron en contra, o que se abstuvieron, que hagan todo lo posible para que sea denunciado y superado.

Roma, 25 de septiembre de 2019

Comunicado de AWMR Italia – Asociación de Mujeres de la Región del Mediterráneo