El trabajo de las mujeres en Europa: conquistas y retrocesos. Por una Europa de cooperación y desarrollo para las mujeres

El trabajo de las mujeres en Europa: conquistas y retrocesos. Por una Europa de cooperación y desarrollo para las mujeres

Se acerca al 1 de mayo. Las trabajadoras en Portugal y la Unión Europea tienen fuertes razones para estar en la lucha que requiere el reemplazo de los derechos, sin embargo, eliminado a través de la política de favorecimiento Europea con los amplios intereses del capitalismo y el imperialismo y la consiguiente sumisión de los gobiernos nacionales a esa política. Hay razones para incrementar la lucha de las mujeres por la igualdad en la vida, ya que en general la igualdad entre mujeres y hombres y la prohibición de la discriminación están consignadas en la legislación vigente, pero las leyes no se cumplen y sobre todo se adulteran. Podemos decir que la igualdad entre mujeres y hombres que muchos discursos del PNUD, FMI, de la UE y otros mecanismos internacionales acentúan no tratan la igualdad en el trabajo, se centra en las cuestiones individuales y de mentalidades, nunca cuestionan la explotación que ha aumentado en estas dos últimas décadas para la mayoría de las trabajadoras.

Los verdaderos abusos de poder y las nuevas formas de subordinación y humillación de las mujeres marcan la realidad de las trabajadoras en Portugal y en la Unión Europea. La precariedad y la inestabilidad en el trabajo, los bajos salarios, la desregulación de los horarios, las dificultades creadas para el ejercicio de los derechos de las madres y las diversas violencias que se ejerce sobre las mujeres son la marca dominante de las frioleras desigualdades entre los 28 países de la Unión Europea. La Convención de Estambul caracteriza bien todo tipo de violencias sobre las mujeres que es un verdadero flagelo social (en Europa) no desligado de la situación de humillación y subalternización a que las políticas neoliberales sujetan a las mujeres.

Las desigualdades sociales y de género son enormes entre los 28 países de la Unión Europea, con significativas variaciones en los salarios y en el coste del trabajo. Por ejemplo, se refira que el costo de la mano de obra en Dinamarca es de 43,5 euros por hora, Bulgaria es de 5,4 euros y Portugal es de 14,2 euros / hora.

En Portugal, el SMN cubre el 26% de todas las trabajadoras. Las mujeres son la mitad de los trabajadores en Portugal y su peso también se ha incrementado. En 2017, más del 80% trabajaban en los servicios, el 15% en la industria y sólo el 4% en la agricultura y la pesca. La segmentación profesional continua a pesar de las leyes y la lucha de las mujeres para acceder a todas las profesiones y tener cargos de dirección. Incluso con mayores cualificaciones, cualificaciones y participación en grupos profesionales que requieren competencias más elevadas, las mujeres siguen teniendo salarios inferiores a los de los hombres. En el sector privado, en general en la UE, el salario medio de las mujeres sigue siendo un 16% más bajo que entre los hombres.

Las mujeres están también más sujetas al acoso moral y sexual. Este ambiente de coacción, intimidación y acoso sexual que se vive cada vez más en las empresas, afecta terriblemente a la salud física y mental. Las últimas estadísticas reflejan, en nuestro país, un aumento de las bajas médicas de las trabajadoras / es. El ataque al descanso los sábados y domingos se ha venido a acentuar bajo diversas formas. Los ritmos de trabajo extenuantes, la desregulación de horarios, el aumento del trabajo por turnos y las alteraciones sobre la hora, la sobrecarga y exceso de trabajo provocan en las trabajadoras gran desgaste y agotamiento que originan muchas bajas médicas, de accidentes de trabajo, enfermedades profesionales o del foro psiquiátrico.

Según los datos de Eurostat 2018, 20 millones de personas en la UE viven en situación de pobreza o de exclusión social (alrededor del 22,4% de la población), siendo mayoritariamente mujeres y jóvenes. El 65% de la población desempleada está en riesgo de pobreza (Eurostat 25/01/2019). La tasa de empleo en la Unión Europea de las mujeres es del 62% y la de los hombres es del 73%, pero lo que nos importa es que es un número creciente, reflejo del valor que las mujeres dan a su inserción en el trabajo. La tasa media de desempleo en la Unión es del 7,9%, pero con marcadas discrepancias entre los 28 países. Países del sur de Europa están muy por encima de este promedio (En Portugal, la tasa de desempleo es del 9,5%, en Italia es del 12,4%, España es del 19% y en Grecia es de 26,1%).

Las políticas europeas acentúan el trabajo parcial para las mujeres como forma de conciliar la vida profesional y la vida familiar, pero esto sólo es viable y sólo sucede en países como Dinamarca, Alemania o los Países Bajos donde los salarios y las condiciones de trabajo lo permiten.

Las estadísticas lo demuestran. 31,7% de las mujeres en la UE trabajan a tiempo parcial, contraponiendo con el 8,8% de los hombres. Mientras que en los Países Bajos el 75,8% de las mujeres trabajan a tiempo parcial, en Portugal sólo el 11,7% lo hace.

MDM defiende y lucha por políticas que contribuyan a la independencia económica de las mujeres, de valorización del trabajo, de aumento general de los salarios, de erradicación de la discriminación salarial, de la precariedad y desregulación de los horarios. Esta lucha exige la soberanía de los países y la no sumisión a los dictámenes de la Comisión Europea y de otros importantes mentores.

Se impone, luchar por la reducción de las desigualdades en la distribución de la riqueza, la negociación por el refuerzo de la protección de la maternidad / paternidad, la valorización de los salarios y el aumento del salario mínimo para las mujeres y para todos. Se impone la reducción del horario de trabajo para las 35 horas para todos los trabajadores y la concreción de un plan de combate a la precariedad de los contratos de trabajo y de combate a la violencia y acoso sobre las mujeres.

Exige que no se pierdan derechos entre los que, a prestaciones sociales y las estructuras de apoyo a las familias (guarderías, ATL, centros de día, etc.) y la seguridad social de las personas mayores, jubiladas, personas con discapacidad.

Sabemos que la economía liberal y la globalización capitalista empujan a las mujeres a trabajar mal pagados y sin derechos, bajos salarios, provocando una recesión reconocida las instancias comunitarias y internacionales como OIT y subrayadas en el Informe de Desarrollo Humano (PNUD 2015). De ahí la gran importancia de tener un primer mensaje con la palabra y la voz de la FDIM para Europa y para las mujeres en esta región que pronto tendrá elecciones al Parlamento Europeo. Europa no se limita a la Unión Europea, pero aquí sólo se trata de los datos disponibles de esta región, aunque sabemos que se trata de situaciones particulares y merecen análisis otros paises.

La FDIM y el MDM no pueden dejar de exigir el cumplimiento de los derechos de las mujeres consagrados en la Plataforma de Acción de Pekín y en la CEDAW y de mantener esos documentos en el orden del día poniendo fin a este período de recesión y retrocesos en los derechos de las mujeres, con políticas serias en cada uno de los países en prol de la igualdad en la vida de las mujeres.

Texto escrito por: Regina Márquez

Movimento Democrático de Mulheres

Miembro de la Federación Democrática Internacional de Mujeres

La solidaridad con Venezuela

La solidaridad con Venezuela Facebook Twitter Federación Democrática Internacional de Mujeres, mayo 2019. El 30 de abril será un día recordado por los venezolanos y

Read More »

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *