1 de mayo de 2019 – Día Internacional del Trabajo

1 de mayo de 2019 - Día Internacional del Trabajo El trabajo de las mujeres en el momento del neoliberalismo.

La precariedad del trabajo y la precariedad de la vida es el binomio que resume el significado de los procesos económicos que tienden a modificar los modelos de trabajo y el mismo concepto de trabajo, hoy en día en Europa, especialmente con respecto a las generaciones jóvenes y las mujeres.

Trabajos fragmentados, más precarios y peor remunerados: esta es la imagen del mundo del trabajo que los informes de la OIT de los últimos años proporcionan a escala mundial. El abandono del modelo de trabajo asalariado que ha prevalecido hasta finales del siglo XX parece surgir, con trabajadores empleados que reciben un salario a cambio de un trabajo de tiempo completo y de por vida.

Los datos de la OIT dicen que, en promedio, el trabajo de los empleados ha representado hasta ahora el 50% de la fuerza laboral total empleada. Con las siguientes diferencias: por encima de la media están Europa y los países capitalistas más desarrollados, con alrededor del 80%; Latinoamérica y norte de África con un 60%. Por debajo del promedio mundial, sudeste asiático (35%); Asia meridional y África subsahariana (con menos del 25%).

Sin embargo, existe una tendencia negativa para el empleo dependiente en la Unión Europea, donde la incidencia del trabajo dependiente ha ido disminuyendo durante algunas décadas en favor de nuevas formas de trabajo autónomo, principalmente en condiciones de trabajo por cuenta propia precaria.

Mirando dentro de los datos relacionados con el trabajo asalariado, se puede ver que menos del 40% de los empleados tienen un contrato permanente a tiempo completo, el 60% restante tiene contratos a plazo fijo (a menudo muy cortos, que duran algunos meses o incluso pocas semanas), o tiempo parcial. Entre los trabajadores a tiempo parcial, las mujeres son mayoría. Aproximadamente el 30% del trabajo a tiempo parcial en la UE es una opción forzosa en ausencia de oportunidades de trabajo a tiempo completo: los trabajadores y las trabajadoras, según dicen los datos estadísticos, tienden a aceptar cualquier trabajo y condiciones de trabajo, para no permanecer desempleados o desempleadas.

La reestructuración del modelo de empleo en la era de la globalización capitalista, en resumen, avanza hacia una creciente precariedad en términos de contratos de trabajo y horas de trabajo, así como un aumento del desempleo. Si bien los convenios colectivos de las diversas categorías sufren el fuerte ataque de las organizaciones empresariales, cuyo objetivo es hacer que la relación entre trabajador y empresario sea cada vez más atomizada e individualizada, la doctrina neoliberal dominante en la economía impone una disciplina laboral privada de las garantías sociales compensatorias del modelo fordista. – Conquistado con las luchas obreras de los años 70 y 80, reemplazándolas con la «precariedad desesperada» del modelo postfordista.

A través de sucesivos cambios legislativos en los contratos y contribuciones, los gobiernos han exigido imponer a los trabajadores y a los trabajadores una «reforma del ciclo de vida» que, además de la masacre del estado de bienestar, subordina la vida de las personas a las necesidades de máximo beneficio de una manera integral, capitalista.

Trabajo de mujeres, mujeres en el trabajo.

Los elementos que han caracterizado la presencia de mujeres en el mercado laboral durante las últimas décadas se pueden resumir en tres puntos, de manera generalizada en la región europea, aunque en diferentes grados y con diferentes modalidades en los diferentes países que forman parte de ella:

  1. El lugar que el trabajo tiene en el proyecto de vida de las mujeres ha cambiado: las mujeres consideran «trabajo productivo» o «trabajo para el mercado» (utilizamos esta definición, aunque sea cuestionable, para distinguirla de la otra de las cuales Las mujeres se hacen cargo todos los días, es decir, el «trabajo reproductivo» o el trabajo de cuidado) como un componente indispensable e inevitable, ya no adicional, de su vida. En toda la región, al igual que en el resto del mundo, ha habido un enorme crecimiento de mujeres profesionales, empresarias y trabajadoras. Muchas ocupaciones, que en el pasado eran predominantemente masculinas, se feminizaron. Esto dice mucho sobre este deseo generalizado de las mujeres de incorporar definitivamente el trabajo en su proyecto de vida.
  1. El crecimiento de la presencia femenina en el mercado laboral, que tiene lugar en el contexto de los procesos de globalización capitalista, coincide con la expansión del trabajo flexible o precario: de hecho, especialmente para las mujeres, los espacios de trabajo se abren principalmente a tiempo parcial, con bajas calificaciones y baja remuneración (mientras que el modelo de trabajo continuo, con la posibilidad de carrera, rígido sigue siendo «preferido» por los hombres, por razones económicas, sociales, culturales que son fáciles de entender). En general, las mujeres siguen estando dispuestas a aceptar un trabajo flexible porque pueden así conciliar las demandas de trabajo para el mercado con el trabajo de cuidado no remunerado. La precariedad es el precio que muchas mujeres aceptan pagar para ingresar al mercado laboral y sentirse libres para expresarse también en la vida social y profesional.
  1. Parece que se ha creado una convergencia «objetiva» entre las nuevas necesidades de flexibilidad del mercado laboral y la disponibilidad femenina para trabajo flexible, incluso si los datos confirman que para las mujeres la flexibilidad significa trabajo menos calificado, menos garantizado, en su mayoría ocasional O en casa, mal pagada o incluso negra, precaria. Se ha calculado que, en realidad, el trabajo reproductivo o el trabajo de cuidado representan más del 40% de la producción global de ingresos y que la proporción de este trabajo no remunerado realizado por mujeres es el doble que la de los hombres. En resumen, el aumento de la presencia femenina en el mercado laboral no corresponde a una redistribución de la carga de trabajo de cuidado no remunerado.

A pesar de todo, el trabajo sigue siendo percibido por las mujeres como la piedra angular de su emancipación de la condición de subordinación y marginalidad en la sociedad patriarcal. Pero, para que esta emancipación tenga lugar efectivamente, para que el trabajo adquiera una función efectivamente liberadora en la realización del proyecto de vida de las mujeres, la cultura del trabajo debe cambiarse, el trabajo debe liberarse de las jaulas de la explotación económica, el desarrollo humano libre de la subordinación a las leyes de lucro.

Ya la Conferencia de Beijing del '95 reafirmó que "el trabajo de las mujeres contribuye en mayor medida que el de los hombres a la seguridad de la supervivencia humana y la vida social: sin embargo, se paga mucho menos o incluso no se evalúa". Y que "el reconocimiento inadecuado de ese complejo de actividades productivas, reproductivas y asistenciales en las que se articula el trabajo de las mujeres en los sectores privado y social constituye un aspecto fundamental de la" desventaja femenina ".

Con la globalización de la economía capitalista, esta desventaja no ha disminuido. De hecho, tiende a empeorar. Recordamos que, con motivo de la posterior conferencia «control» de Beijing 2000, el impacto de la globalización en la vida de las mujeres fue uno de los más controvertidos. Mientras que los representantes de los países del norte insistieron en las «mayores oportunidades» de emancipación que el proceso de globalización capitalista ofrecería a las mujeres, las organizaciones no gubernamentales de los países en desarrollo insistieron en describir cómo la globalización, con la La liberalización del mercado, las privatizaciones y los ajustes estructurales «sugeridos» por el BM, el FMI y la OMC, tuvieron efectos adversos, generando los fenómenos del empobrecimiento general y la feminización de la pobreza.

Es un hecho que en los últimos veinte años, cuanto más se han integrado las economías de los distintos países en el mercado capitalista global, más ha habido reducciones en los programas sociales, hasta el desmantelamiento del estado de bienestar, y los costos de estos son Trasladado a familias, especialmente mujeres.

El modelo de «flexibilidad laboral» y de privatización ha aumentado la propagación de la brecha social: los grupos restringidos de la población se corresponden con grandes grupos no asegurados, principalmente mujeres, jóvenes y migrantes. Las repercusiones de las políticas económicas decididas a nivel europeo han sido diferentes para hombres y mujeres. Una mirada general al mercado laboral en la región europea nos muestra un hecho común: la marginalidad y la precariedad son en gran medida atributos del trabajo de las mujeres, las formas de división sexual del trabajo persisten y, hoy más que ayer, son especialmente las mujeres proletarias, especialmente las migrantes, las que reciben la crueldad de las leyes del mercado.

 

Si, en general, la lógica del «libre mercado» no está de acuerdo con el derecho al trabajo y con los proyectos de libertad de las mujeres, menos aún sucede esto en esta fase de la globalización del mercado y del neoliberalismo prevaleciente. La mayoría de los esfuerzos teóricos de análisis y elaboración más recientes realizados por la red de Non Una Meno tienen como objetivo demostrar:

  • Que la globalización y la liberalización capitalista no significan una mejor calidad de vida para la gran mayoría de las mujeres;
  • Que el «mercado libre» no es esa entidad suprema a cuyas necesidades debemos doblar nuestras vidas.

El trabajo sigue siendo la clave para la liberación de la mujer.

La reflexión iniciada por esta red internacional de mujeres se puede resumir en unos pocos términos, quizás un poco simples, pero que dan una buena idea: si el mercado es el lugar definido para el intercambio de bienes y servicios, en el cual se opera recíprocamente. para aumentar el bienestar de la comunidad, no puede ignorar las necesidades de todas las personas que conforman la comunidad en sí.

Si, por el contrario, el mercado se convierte en un lugar de privación e incomodidad para muchos y de acaparamiento y opresión para unos pocos, como lo es hoy el mercado capitalista globalizado, entonces no es un lugar bien gobernado y debe ser modificado.

En las sociedades capitalista-patriarcales, incluidos los mecanismos más modernos y mejor integrados del sistema capitalista-imperialista, como ocurre en la región europea, los niveles de decisión de la economía son lugares prohibidos para las mujeres trabajadoras. Por supuesto, en Europa hay algunas mujeres cooptadas al gobierno de la economía patriarcal. Algunos de ellos también están en la cima (como Christine Lagarde, solo para hacer un nombre) y, desde el punto de vista del sistema capitalista-patriarcal, también realizan su tarea muy bien. ¿Pero desde el punto de vista del proyecto de liberación social de las mujeres?

Desde la antigüedad, las mujeres han tenido que lidiar con lo que los antiguos griegos llamaban oiconomía, que es la administración de la casa. Ahora pueden asumir el reto y tratar de responder las preguntas: ¿Qué, cómo y para quién trabajar y producir? Quien decide ¿Se puede diseñar un gobierno de mercado público para garantizar el derecho al trabajo y la seguridad social? ¿Se pueden formular otras reglas económicas que correspondan a las necesidades reales de la comunidad? ¿Puede la voluntad de las mujeres trabajadoras contar, decidir, definir prioridades, mejorar las relaciones, mejorar sus habilidades y aspiraciones contribuyendo, al mismo tiempo, al bienestar colectivo?

Las mujeres con mujeres pueden, a condición de que vuelvan a organizarse a nivel local, nacional, regional e internacional, para coordinar su lucha con la de todo el movimiento obrero en su conjunto, para luchar juntas:

  • Contra las políticas neoliberales, contra el mito del mercado autorregulado, contra los absurdos desequilibrios e injusticias del sistema capitalista,
  • Por una organización diferente, más justa e igualitaria de la economía y la sociedad.
  • Contra la discriminación, pagar diferencias con las mismas calificaciones y deberes;
  • En contra de la dificultad de acceder a los niveles de alta dirección y de toma de decisiones (el llamado «techo de cristal»);
  • Contra los factores de riesgo para la salud.
  • Contra el acoso sexual en el trabajo.
  • Para la extensión de la protección legal y económica de la maternidad a todos los trabajadores, empleados, precarios y autónomos, ya que para ellos la libertad de elegir si y cuándo ser madres es indispensable;
  • Por una redefinición colectiva y global del sentido del trabajo humano.

Ada Donno

Awmr Italia - Mujeres de la Región Mediterránea